hennry2015
hennry-coronel

¡Bienvenido a mi blog!

Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Diciembre 2009  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    
Apúntate
Suscríbete al blog

Categorías
General (930) Sindicar categoría
Archivo
Septiembre 2019 (4)
Marzo 2019 (8)
Febrero 2019 (26)
Enero 2019 (25)
Septiembre 2018 (3)
Junio 2018 (7)
Febrero 2018 (4)
Diciembre 2017 (4)
Octubre 2017 (8)
Septiembre 2017 (7)
Abril 2017 (5)
Marzo 2017 (3)
Febrero 2017 (3)
Enero 2017 (10)
Noviembre 2016 (6)
Septiembre 2016 (10)
Julio 2016 (5)
Junio 2016 (11)
Abril 2016 (4)
Marzo 2016 (8)
Febrero 2016 (7)
Enero 2016 (12)
Diciembre 2015 (11)
Noviembre 2015 (11)
Octubre 2015 (28)
Septiembre 2015 (13)
Agosto 2015 (12)
Julio 2015 (6)
Junio 2015 (7)
Mayo 2015 (9)
Abril 2015 (5)
Marzo 2015 (8)
Febrero 2015 (15)
Enero 2015 (4)
Diciembre 2014 (6)
Noviembre 2014 (2)
Octubre 2014 (5)
Septiembre 2014 (3)
Agosto 2014 (5)
Julio 2014 (2)
Junio 2014 (1)
Mayo 2014 (7)
Febrero 2014 (3)
Enero 2014 (1)
Diciembre 2013 (2)
Noviembre 2013 (2)
Octubre 2013 (6)
Septiembre 2013 (2)
Agosto 2013 (5)
Julio 2013 (6)
Junio 2013 (11)
Mayo 2013 (4)
Abril 2013 (3)
Marzo 2013 (2)
Febrero 2013 (1)
Enero 2013 (4)
Diciembre 2012 (5)
Noviembre 2012 (8)
Octubre 2012 (3)
Septiembre 2012 (5)
Agosto 2012 (2)
Julio 2012 (9)
Junio 2012 (11)
Mayo 2012 (4)
Abril 2012 (12)
Marzo 2012 (5)
Febrero 2012 (4)
Enero 2012 (6)
Diciembre 2011 (9)
Noviembre 2011 (12)
Octubre 2011 (10)
Septiembre 2011 (16)
Agosto 2011 (16)
Julio 2011 (9)
Junio 2011 (8)
Mayo 2011 (15)
Abril 2011 (15)
Marzo 2011 (17)
Febrero 2011 (14)
Enero 2011 (11)
Diciembre 2010 (14)
Noviembre 2010 (24)
Octubre 2010 (15)
Julio 2010 (22)
Abril 2010 (1)
Marzo 2010 (33)
Febrero 2010 (10)
Enero 2010 (33)
Diciembre 2009 (31)
Noviembre 2009 (19)
Octubre 2009 (15)
Septiembre 2009 (6)
Agosto 2009 (4)
Julio 2009 (5)
Junio 2009 (13)
Mayo 2009 (3)
Abril 2009 (13)
Marzo 2009 (18)
Febrero 2009 (14)
Enero 2009 (16)
Diciembre 2008 (3)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
vientos de vida
ZoomBlog
 

15 de Diciembre, 2009


Un cuento de Poldy Bird

Comparto con ustedes un cuento de Poldy Bird .Asi le agradezco el aliento que me dió al comenzar a escribir . Gracias Poldy y a ustedes que tambien son parte de lo que escribo. Con kariño ......hennry ♥


A MI VERÓNICA LE GUSTABA TANTO FESTEJAR LA NAVIDAD!!!
QUE DIOS LE ARME UN ARBOLITO EN EL CIELO...
POLDY
--

Palabras para Navidad

 POLDY BIRD

Cuando era chica iba a ver el pesebre de la iglesia Santa Ana, con su vaquita echada, su pastor dando un paso detrás de las ovejas, un lago de agua celeste sobre un redondo espejo ( allí metía mis manos cuando nadie miraba, esperando un milagro de ese frescor sagrado ). Y el Jesús Niño con los brazos abiertos y mirándome . . . Sólo a mí me miraba. Eso creía. Sólo a mí, porque El y yo manteníamos un diálogo cada noche, cuando con mis hermanitas le rezábamos para : " Que el alma de mamita descanse en paz y el Niñito Jesús nos haga buenas y felices. Amén ".

Todo el año lo imaginaba durante la oración, pero en Navidad El estaba allí, con su pañal y sus pies desnudos, con su padre tan serio y su madre hermosísima.

Yo le decía que hiciéramos un trato : no me comería más las uñas, no robaría dulce de leche ni scons de la alacena, y El me traía de nuevo a mi mamá. Pero no. Mi mamá ya era un lucero de un cielo y los luceros no andan arrastrando su túnica de luz por las veredas. . . Pasaron tantas navidades como pétalos tiene una margarita. No, no volví a Santa Ana; no le pedí imposibles a mi amigo chiquito, acepté los designios de un Dios grande que tiene sus razones para dar y quitar. Aprendí a resignarme, a esperar, a llorar sin que nadie me vea; traté de comprender . . . y de aprender que el amor no pide explicaciones.

Y aquí estoy, acercándome a esta Navidad . . . 

A mí siempre me gustaron las fiestas, su gusto a mazapán, su ruido de "rompeportones",sacarle el brillo con un lienzo a las copas, ponerle una campana al pino y lucecitas que se encienden y se apagan como el parpadeo mágico de un gnomo, reunirnos alrededor de la mesa fragante y llevar en el corazón a los que ya partieron para hacerlos brindar con nuestro vino y sonreír desde nuestra sonrisa. Pero este año, un poco triste o nostálgica, he buscado a mi antiguo amiguito: sobre el aparador un Niño Dios pequeñísimo de un pesebre de terracota que me hizo una amiga; lo pongo en la palma de mi mano y tiembla, como yo. Una lágrima entibia su cuerpecito leve, y le ruego, le ruego, le pido:

"Señor, no quiero grandes cosas, no me des los océanos, sino un vaso de agua cada vez que tenga sed. No me des los sembrados de la tierra, sino una rebanada de pan cada vez que tenga hambre.

No me des la extensión de las praderas, sino una parcelita verde donde echarme cara al cielo a mirar las estrellas, el vuelo de los pájaros, los rayos amarillos conque el sol me hace cerrar los párpados.

No me des un vergel: quiero una flor tan sólo, un jazmín infinito que perfume mis días. Y una sonrisa que no se gaste como la cuentas del rosario.

Y ganas de hacer lo que hago, para que no me convierta en una autómata o en una rutinaria".

Dame esa cuota de amor que le permite al corazón latir sin sobresaltos, latir seguro y suave, con ese movimiento de vaivén con que la brisa mueve las ramas de los álamos.

No me des una importante enciclopedia. . . dame una sencilla palabra para decir a cada una personas que se acercan a mí y hacerlas más dichosas.

Niño de luz : que mis dolores no me nublen los ojos impidiéndome ver los dolores de los demás.
Dale a mi mano, casi siempre extendida, una mano que la apriete con cariño.

Pero por sobre todas las cosas, pequeño amigo mío, quiero pedirte algo muy especial. No me digas que no. No le digas que no a la niñita que visitaba tu pesebre en Santa Ana, a la que dejaba terrones de azúcar debajo del pasto amarillento para que comieran los camellos de los tres Reyes Magos.

No le digas que no a la niñita que suplicaba que le devolvieras a su mamá y corría desaforadamente cada vez que tocaban el timbre de la puerta de calle. . . porque creía que era ella, la ausente, la que llamaba para estrecharla otra vez contra su pecho. . . Porque es un poco ella la que te pide, y un poco yo. Somos las dos que te rogamos que borres para siempre, para siempre siempre, la palabra 'soledad ' en nuestra vida". 

Amén...
 

Yo le decía que hiciéramos un trato : no me comería más las uñas, no robaría dulce de leche ni scons de la alacena, y El me traía de nuevo a mi mamá. Pero no. Mi mamá ya era un lucero de un cielo y los luceros no andan arrastrando su túnica de luz por las veredas. . . Pasaron tantas navidades como pétalos tiene una margarita. No, no volví a Santa Ana; no le pedí imposibles a mi amigo chiquito, acepté los designios de un Dios grande que tiene sus razones para dar y quitar. Aprendí a resignarme, a esperar, a llorar sin que nadie me vea; traté de comprender . . . y de aprender que el amor no pide explicaciones.

Y aquí estoy, acercándome a esta Navidad . . . 

A mí siempre me gustaron las fiestas, su gusto a mazapán, su ruido de "rompeportones",sacarle el brillo con un lienzo a las copas, ponerle una campana al pino y lucecitas que se encienden y se apagan como el parpadeo mágico de un gnomo, reunirnos alrededor de la mesa fragante y llevar en el corazón a los que ya partieron para hacerlos brindar con nuestro vino y sonreír desde nuestra sonrisa. Pero este año, un poco triste o nostálgica, he buscado a mi antiguo amiguito: sobre el aparador un Niño Dios pequeñísimo de un pesebre de terracota que me hizo una amiga; lo pongo en la palma de mi mano y tiembla, como yo. Una lágrima entibia su cuerpecito leve, y le ruego, le ruego, le pido:

"Señor, no quiero grandes cosas, no me des los océanos, sino un vaso de agua cada vez que tenga sed. No me des los sembrados de la tierra, sino una rebanada de pan cada vez que tenga hambre.

No me des la extensión de las praderas, sino una parcelita verde donde echarme cara al cielo a mirar las estrellas, el vuelo de los pájaros, los rayos amarillos conque el sol me hace cerrar los párpados.

No me des un vergel: quiero una flor tan sólo, un jazmín infinito que perfume mis días. Y una sonrisa que no se gaste como la cuentas del rosario.

Y ganas de hacer lo que hago, para que no me convierta en una autómata o en una rutinaria".

Dame esa cuota de amor que le permite al corazón latir sin sobresaltos, latir seguro y suave, con ese movimiento de vaivén con que la brisa mueve las ramas de los álamos.

No me des una importante enciclopedia. . . dame una sencilla palabra para decir a cada una personas que se acercan a mí y hacerlas más dichosas.

Niño de luz : que mis dolores no me nublen los ojos impidiéndome ver los dolores de los demás.
Dale a mi mano, casi siempre extendida, una mano que la apriete con cariño.

Pero por sobre todas las cosas, pequeño amigo mío, quiero pedirte algo muy especial. No me digas que no. No le digas que no a la niñita que visitaba tu pesebre en Santa Ana, a la que dejaba terrones de azúcar debajo del pasto amarillento para que comieran los camellos de los tres Reyes Magos.

No le digas que no a la niñita que suplicaba que le devolvieras a su mamá y corría desaforadamente cada vez que tocaban el timbre de la puerta de calle. . . porque creía que era ella, la ausente, la que llamaba para estrecharla otra vez contra su pecho. . . Porque es un poco ella la que te pide, y un poco yo. Somos las dos que te rogamos que borres para siempre, para siempre siempre, la palabra 'soledad ' en nuestra vida". 

Amén...
 

Publicado por hennry el 15 de Diciembre, 2009, 0:13 | Comentar | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com